Nada cambiará su mundo

  Se pierde entre ilusiones y alimenta deseos inevitables. Imagina. Pero ese futuro nunca llega, se retrasa, se expande junto a las ondas del tiempo. Su mente se convierte en un mapa de anhelos hilvanados, todos lo conducen a una locura suprema e insaciable. Sus delirios crecen, transportándolo a un mundo inexistente, donde sus ojos se clavan en los propios y lo infinito se apodera de las almas. Alucina encuentros que tientan su destino. Mantiene mi esperanza creyendo que podrá suceder, continúa soñando y aún así es feliz...

1 comentario:

  1. Cómo me pegó este texto.
    Ese deseo tan profundo que escarba los más adentros propios.
    Me identifiqué con vos :)
    besito!

    ResponderEliminar