viernes, 13 de marzo de 2015

  El tiempo tiene un modo de fluir distinto. Ella lo sabe. Intuye que el momento de calzarse los zapatos de guerrera se va aproximando, puede notarlo en cada respiración, en cada brisa nocturna, en cada portal percibido. Nuevos rugidos están a punto de ser lanzados hacia una atmósfera de luz y oscuridad, es por ello que no puede continuar escapando de su poder. Es momento de que despliegue la responsabilidad y la determinación adecuadas para estar más cerca de aquello que eligió y que le fue encomendado hacer. No basta con el amor o la intuición, es necesaria la acción, aquella capaz de socorrerla con éxito en el inminente manojo de desafíos.
Allí va, sin miedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario