¿CÓMO PERMITÍ?

¿Cómo permití
su palabra en mi accionar
controlando la intuición
que jamás debí cerrar?
¿Cómo permití
su mórbida insistencia
acechando el tambaleo
de mi último equilibrio?
¿Cómo permití
su discurso de reclamos
alienando mi aprehensión
sofocando mi albedrío?
¿Cómo permití
la caricia de aquel traje
arrugado por la pena
desteñido por la obsesión?
¿Cómo permití 
el desvelo de mi juicio
corrompiendo mi propia guía
ahuyentando toda visión?
¿Cómo permití
el desenfreno vacío
de un vínculo arrastrado
por el grave magnetismo?
¿Cómo permití
amoldar mis convicciones
ante la víctima y su fraude
embarrando mi lealtad?
¿Cómo permití 
mi caída en el fango
absorbiendo mi energía
en la pesadez del caos?
Me crecen preguntas
en la piel de la consciencia
pero tengo una respuesta:
al pantano lo he soltado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario