lunes, 28 de noviembre de 2016



Acuden al presente
figuras de lo lejano
siglos que retornan
y miradas que me custodian.
Cada tierra pronuncia
una parte de mi nombre
y en el desvelo imploro
atravesar lo que ignoro.
El alma concentra
las mareas donde tiemblo
las vidas que invoco
entre vértigo y anhelo.
Algo se fragmenta
algo se reintegra
cada espiral me eleva:
abandono la condena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario