Aún no sabemos cuántos podremos ser ni cuáles son nuestros nombres. Quizás hayamos olvidado que el encuentro fue acordado pero sabremos reconocernos. Quizás nadie comprenda lo que nos sucede pero no podemos ocultarnos de aquello que nos conecta. Quizás debamos resguardar lo que nos atraviesa y ocultar lo que percibimos. Quizás debamos camuflarnos hasta reunirnos y, finalmente, poder desplegar del todo lo que nadie ha podido vencer: nuestro Ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario