lunes, 1 de mayo de 2017

Llamado

Transité cada sonido
del eco de un rincón
perdiéndome en lo quieto
ahogándome en el tiempo.
Transité la ilusión perpetua
de un futuro postergado
castigué mi blandura
pero mis ojos me delataron.
Transité caminatas
en mi mente, como un monje
al meditar, labré mapas
para quienes imploraban.
Olvidé cuestionar mis pasos:
geografías no alcanzadas
pero abrí con apuro
visiones que ignoraba.
Me insistieron, me rogaron
que observe, que palpe
el impacto de mi obra
los detalles que obsequié
los embustes sacudidos
y el amor que consagré.
Sólo sé que desplegué
eso que llaman sabiduría
para impulsar pasos ajenos
para animar a otros a ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario