Mi mundo


Fotografía: Ellie Davies

  Lo misterioso, lo oculto, lo antiguo, lo histórico, lo abandonado, lo lúgubre, lo oscuro, lo frío, lo gótico, lo etéreo, lo macabro, lo sensible, lo ancestral, lo innovador, lo cálido, lo solitario, lo surreal, lo místico, lo onírico, lo mágico, lo natural, lo artístico.

  Las ramas cubiertas de nieve, las hojas caídas, la luna que observa, el sol que reconforta, la bruma, los senderos, los lagos, los bosques de pinos, la madera, las hierbas, las flores secas, las fogatas, los abrazos, la amistad, las brisas, las estrellas, los libros, las melodías, el café, las noches reflexivas, los pasadizos, los antifaces, los almohadones mullidos, el terciopelo, el aullido de un lobo, los relojes y sus números romanos, las torres medievales, los viejos mercados, las ferias, el espíritu celta, los rituales, los símbolos, las plumas, las perlas, los espejos dorados, la tinta, los sueños, las máquinas de escribir, las costumbres y las tradiciones de diferentes culturas, los candelabros de plata, los huesos, los balcones y sus años, los pergaminos, los cofres, los baúles y sus historias, los tapices, las maletas, los viajes de las almas, los mapas gastados, las calcomanías, los cuadernos, los sombreros, los frascos de colores, los portales, las librerías, los teatros, las papelerías, las cafeterías, las calaveras, las leyendas, los secretos.

  La libertad, la fuerza, la velocidad, el riesgo, la alquimia, la inocencia, la creatividad, la transformación, la sabiduría, la determinación, la melancolía que inspira, el recuerdo, las sombras, la ternura, la profundidad del silencio, el cariño, los susurros, la independencia, los detalles, el asombro, la magia, los versos, los lenguajes, los pensamientos, la delicadeza, la belleza de una mirada, el éxtasis de un sahumerio, la fragilidad...

No hay comentarios:

Publicar un comentario